5 de diciembre de 2011

Es diciembre…

No me gustan las aglomeraciones de gente, aunque veo como un pecado capital perderse un buen concierto; creo que esa es la única circunstancia en la que soporto ser estrujada, golpeada y agredida por un grupo súper-desarrollado de desconocidos.

Pero ahora llegó diciembre, lo cual me pone en una posición bastante difícil. Me encanta el clima del último mes del año, el hecho de que haga un sol increíble pero aun así yo sienta frío; despertarme en las mañanas e ir de camino al trabajo viendo las montañas, sentir esa vibra navideña que me pone de buen humor todos los días. Estoy feliz porque empezó mi mes… Pero no todo en diciembre puede ser perfecto, porque nada en esta vida es perfecto.

Yo AMO ir de shopping aunque el 90% de las veces las prendas que me pongo no me quedan, ni siquiera los zapatos, creo que ni las medias, pero igual lo intento. Puede que llegue a mi casa con baja autoestima por culpa de las tallas anormales del mercado, porque la ropa que me queda bien es la más cara o porque básicamente no encontré nada, pero aun así voy de shopping, pero no en diciembre.

Fui a buscar zapatos el domingo, porque una señorita nunca puede tener suficientes zapatos, intenté entrar a una zapatería solo a ver, y de la cantidad de gente, el calor, el ambiente tenso de personas luchando por el ultimo par en 7 ½ , los vendedores luchando por hacerle creer a uno que “ese zapato cede, si es de cuero y se me ve súper bonito” (no, no cede, le va a chimar toda la vida; no, no es de cuero, ningún zapato de cuero de verdad vale 15 rojos, y TALVEZ se me vea bonito pero todavía no estoy segura), después de 20 segundos me tuve que salir, no lo logre, me sentir sofocada, casi ahogada, medio claustrofóbica y sin zapatos nuevos.

Qué bonito día, es diciembre…

17 de octubre de 2011

Combustión espontánea

A veces siento un hueco en la panza, sin fondo, que se lo traga todo y me hace sentir más allá de vacía. No, no es hambre, ojala lo fuera, porque sería mil veces más fácil salir corriendo por un paquete de galletas y un jugo de frutas que ponerme a jugar de psico analista y descifrar que mounstro está creciendo en mi estómago…

El tamaño del bicho en cuestión es directamente proporcional a dos cosas, cambios hormonales o situaciones cotidianas, osea, que tan triste.

Las estúpidas hormonas juegan demasiado sucio, un simple saludo, un mensaje de texto malinterpretado o un simple despiste pueden ser el fin del mundo. Yo juraba que esas cosas no me pasaban a mi (así o mas engañada?), hasta que un día después de hacer un berrinche completamente infundado, un compa me dijo “mae, andas como regluda”… Ahí caí en cuenta que la madre naturaleza nos pega por igual a todas, y que ver “Los Puentes de Maddison” en esos días es una PESIMA idea.

El otro escenario es de la vida cotidiana, que antes me pasaba muy seguido, porque yo iba de “crush en crush”, ilusionada por la vida amorosa que nunca llego. Antes, para uno joven e impetuoso, un amor platónico es algo de todos los días, a sabiendas de que la vara no iba a llegar a ningún lado pero igual era “demasiado lindo” poder verlo todos los días, aunque fuera el mae guapo que uno veía en el bus, que nunca supo que yo existía y que fijo tenia pensión alimenticia para los 7 chiquitos, todos con una mamá diferente.

Ahora, que uno intenta ilusionarse menos y querer más, es mil veces peor, porque si se está interesado en algo decente y productivo, entonces sentirse ignorado es equivalente al fin del mundo como lo conocemos, a un suicidio social, a perder la oportunidad de encontrar nuestra alma gemela. Yo creo que lo que siento yo en ese momento es lo que debe sentir Harry Potter cuando sale un Dementor, ese pánico compulsivo a la soledad, a fallar ese estigma social de que uno está feliz solo si esta en pareja, ese terror a terminar en un apartamento, rodeada de gatos y muerta por combustión espontánea.

Lo mejor de todo es que eso me pasa con alguien que ni siquiera sabe que yo puedo estar remotamente interesada, porque 1. Soy pésima ligando 2. No entiendo indirectas ni puedo enviarlas tampoco 3. Jamás me le he declarado a nadie porque me da pánico el rechazo… Al final, creo que si voy a morir por combustión espontánea.

Bipolaridad

Me hace falta acurrucarme con alguien en las noches, para espantar el miedo al chupacabras; pero odio ese calor molesto de tener que dormir con una persona a la par.

Extraño ir al cine en pareja, pero detesto el preámbulo de escoger el cine, la película y la hora.

Quiero tener algo que hacer todos los domingos, pero disfruto demasiado de mi libertad de no hacer nada el fin de semana.

Necesito alguien que me siga la corriente, pero no quiero tener que recurrir a la misma persona todas las veces que quiera salir a disfrutar la noche.

Necesito compañía consistente, pero me aburro fácilmente de lo mismo…

Siento la necesidad de buscar una pareja, pero me da pánico el compromiso.

25 de septiembre de 2011

Universos Paralelos

Yo debería escribir libros de ficción, podría escribir novelas junto con Corín Tellado y crear nuevos personajes para que Thalía y Lucero consigan ser famosas en su segunda juventud. Podría generar una trama basada en una canción de Ricardo Montaner y que sea interpretada por modelos venezolanas que no sepan actuar… Hasta podría ser escritora invitada en un episodio de La Pensión, y generar un momento de suspenso por los descuentos en Importadora Monge; todo eso y más porque yo vivo en un universo paralelo y creo miles de historia para justificar y/o entender los actos de los demás.

Si en el brete me dicen “necesito hablar con vos”, me imagino que se dieron que averiguaron que me robe esas mil servilletas de la cafetería, que al final se dieron cuenta que fui yo la que regó ese fresco encima de ese teclado, que me fui 10 minutos antes para que no me dejara el bus o porque otra vez me van a obligar a pasarme de cuenta… Al final es porque necesitan ayuda con algo o porque me quieren pedir que haga un cambio en un archivo o algo así.

Si mi mamá me llama, me imagino una muerte trágica en la familia, un incendio destructor en mi casa, una crisis de dimensiones épicas o una cagada porque se me olvido pagar los recibos. Al final, es para decirme que deje las llaves…

Y si pasa algo con un mae es mil veces peor, porque me imagino que fue culpa del alcohol, o que me confundió con alguien más, o que perdió una apuesta, que se le metió un demonio o que voy a salir en una cámara escondida. Si me sigue contactando, me da pánico que se vuelva algo serio, porque no estoy preparada; y si no me contacta, lo justifico diciendo que se le murió el celular, que bloqueo la cuenta en FB, que no tiene mi Twitter o que se le murió el perro. Cuando me pasa la etapa de necesidad de contacto, le pido a Dios que fuera por diarrea crónica, o porque sea el perro que tenga diarrea crónica o porque lo secuestraron para robarle las corneas, y me dan un chichón depender de un pinche mensaje (me enojo tanto que mejor busco vida social, y al final conozco otro mae, en el mejor de los casos, y es todo un circulo vicioso).
Lo mejor es cuando comparto mis teorías de conspiración con algún compa y la respuesta es así como “uy si, mi mama solo me llama para darme malas noticias”, “mae, mi jefe solo habla conmigo para darme cagadas por irme temprano”, “un mae que hace eso es porque FIJO quiere con usted”, “ah sí, yo oí que anda un virus de diarrea entre los perros del barrio”… Nadie me ayuda a aterrizar en la realidad, a ver que no todo en esta vida es un drama de tan grandes dimensiones.

Yo necesito que me digan las cosas como son, no como yo la veo, porque ya la confusión es demasiada y la ansiedad de saber me está matando.

5 de septiembre de 2011

Masoquismo

Soy evasiva… Evado pláticas profundas y controversiales para no herir sentimientos (cuando es con alguien que me importa, sino me vale), evado despedidas y funerales, evado espejos, evado peleas de pareja (tengo un serio trauma, siento que por todo me van a dejar botada… Ah, sí es cierto, ESO YA ME PASÓ), evado preguntas a las que no quiero respuesta, y evado pesarme sobre todas la cosas. Odio esa balanza que solo trae malas noticias, esa máquina del demonio que logra bajar la autoestima en menos de 14 segundos, que me echa en cara mi falta de disciplina y mi gusto excesivo por los chocolates… Por eso no quiero tener que hacer el cambio de rutina en el gym.

El solo hecho de sacar la cita me hace pensar en el terrible momento en el que tengo que enfrentar la estúpida pesa, la realidad y la cagada del entrenador; por eso lo he venido dejando de lado por más de dos semanas. O es que tengo que salir corriendo porque me están esperando, o es que tenía una tarea de la u, o estaba muy cansada para quedarme a averiguar cuando había campo. Todas las razones las he utilizado, pero yo creo que ya me mandaron una señal de que ya me toca, mi entrenador me escondió el programa viejo!!!! El maldito se atrevió a dejárselo en no sabemos dónde, entonces ya no puedo hacer nada, porque jamás en la vida iba yo a gastar neuronas en aprendérmelo, ya es suficiente parida tener que hacerlo por lo menos tres veces por semana. Entonces Natalia decidió seguir su vida fitness a puras clasecitas de cardio…

La primera clase de Cardio Boxing no fue tan terrible, al principio, hasta que llego un momento en donde deje de sentir parte de mi brazo y me preocupe un poco por mi salud; pero sobreviví. Después, siguiendo mis instintos y a falta de programa, me meto a la clase de Abdominales, ABDOMINALES, en qué momento yo decidí hacer semejante estupidez, no sé; fue la media hora más larga de mi vida, y pase arratonada casi tres días, y eso que ni hice la mitad de la clase. No quiero imaginarme que hubiera pasado si la hago completa. Y hoy decido ir a Cardio Boxing otra vez, en mi ingenuidad pensé “ya lo hice, sobreviví, para agarrar condición, voy a ir otra vez” OTRA VEZ??? En que putas estaba pensando cuando tome semejante decisión, no sé. A la clase ha llegado la Tae-Bo Nazi, no hay otra manera de describirla, con solo decir que la introducción fue “yo no paro para tomar agua” WTF. La mae es de esas que se le para a uno a la par y dice “más fuerte, más alto, más rápido, usted puede”. Yo la vuelvo a ver con cara de loca y solo pienso “esta flaquenca hedionda que se cree? Uno aquí sudando la gota gorda y esta idiota criticando”, y le pego más fuerte, más alto y más rápido porque sino jamás se iría a criticar a otro atleta en desgracia.

Cincuenta minutos después, la nazi da por terminada la clase, yo vuelvo a respirar como un ser humano normal y decido venirme en taxi a mi casa, porque me lo merezco, me lo gane gota a gota, y porque me muero de hambre, no puedo aguantar más, y llego casi muerta a comerme un tazón de ensalada (sí, me comí un montón de lechuga, gracias)…

Y aun así, voy a volver, a la clase de Adbominales, a Cardio Boxing, a Baile, a lo que sea, porque al final de cuentas soy masoquista y me sigo repitiendo a mí misma “esta si la voy a aguantar”.

4 de septiembre de 2011

Protocolo relacional


Ok, digamos que logramos algo de acción, alguien hizo la “movida Coca Cola” y le salió bien, nos alejamos un poco del celibato emocional en el que estábamos, y después que? 

Se supone que uno debe demostrar interés, pero no desesperación. Entonces, como vivimos en el mundo de las contradicciones, donde las mujeres luchamos por equidad pero tenemos la concepción medieval de una relación, hay que esperar a que el mae nos llame. O no? O qué se hace? Si uno llama, queda como una desesperada y necesitada, eliminando cualquier tipo de futuro amoroso y volvemos al punto de partida. Si uno no llama, es una desinteresada que jugó con los sentimientos del mae, que lo utilizó para divertirse y luego desapareció (obvio que nunca es culpa de ellos, ellos son las víctimas de la situación). Entonces que se hace, uno llama y corta para quedar como en el medio de las dos opciones? Y luego vemos lo mismo, pero ya dentro de la relación, que si le mando mensajes, que si por Facebook, que si mejor lo llamo, que no sabemos dónde está y ni por Twitter aparece… Mae, es demasiada tecnología para hacer un rastreo 24/7 de la vara, que tan cansado. 

Y ahora, en nuestro planeta de vida sexual liberal, ya yo no sé cómo interpretar demostraciones de cariño. Mi radar emocional esta chueco desde que nací, entonces yo no sé cuándo es que hay “algo” entre otro ser humano y yo. Entonces, si uno se pega los besillos, hay que darle importancia? Si es un one night stand con un conocido, hay futuro? Y si es con un desconocido, uno es intrépido o promiscuo? Entonces, me vuelvo a preguntar, hay que prestarlo desde la primera cita? Porque aparentemente ese es el protocolo. Osea, ni siquiera le conozco los hábitos de higiene al compa y ya tengo que ir a meterme a no sabemos dónde a hacer no sabemos qué. Pero si no lo hago, entonces soy una mojigata frígida que no quiere tener vida sexual. Entonces, en qué quedamos?? 

Es demasiada la confusión, y con la edad las cosas se ponen peor, porque ya uno tiene más filtros, más criterios para escoger a su pareja, más experiencia de vida, más expectativas. Y entonces, que se hace? Necesito que alguien me ilumine, me grafique el protocolo que se debe seguir.

Time line

Esta es la historia de cómo se me convirtió el corazón en un cementito (gracias a Mariela por la comparación hecha desde hace años… )
  1. Conocer al mae “X”.
  2. Empezar a hablar con “X”, reconocimiento como ‘buena gente’.
  3. “X” invita a salir a Natalia (WTF, de donde vino eso?)
  4. Salir con “X”, el peor intento es el que no se hace.
  5. Aceptar que la salida no estuvo tan mal como había pensado (mierda, esta vara me agarro desprevenida)
  6. Seguir saliendo con “X” (peor es nada, igual vamos por buen camino)
  7. “Y nosotros que somos? Como la tengo que presentar a mis amigos?” me pregunta “X” (Demasiado susto que sea EL quien quiera saber) “Diay, que quiere que seamos?” (mae, que es esa respuesta??? Lo mejor de todo es que así se lo dije, jajajajaja)
  8. Natalia tiene novio (esa no es una frase que se oiga todos los días)
  9. Y pasa lo que tiene que pasar, se habla de lo que se tiene que hablar, se aprovecha de lo que se tiene que aprovechar.
  10. Nuevos descubrimientos salen a la luz: 1. Los compas de “X” son cavernícolas alcohólicos 2. “X” es más liberal de lo creído 3. Yo necesitaba más atención de lo que pensaba (hasta me dolió escribir eso)
  11. Contra todo pronóstico, nos dicen que hacemos bonita pareja.
  12. Y sobrevivimos la marca de los seis meses…
  13. Y de la nada, no sobrevivimos la del año…
  14. “X” decide cortar relaciones solo porque si, “si te quiero, pero es mejor que ya no estemos juntos”. OK, otra vez, WTF, de donde vino eso????
  15. Natalia se convierte en emo alcohólico por un tiempo prudencial (que feo la gente así)
  16. Después de superar el luto, Natalia supera la ruptura y queda dañada de por vida.

1 de septiembre de 2011

Engañazón

Creo que todos hemos tenido parejas que nos han intentado cambiar nuestra forma de vestir, de comer, de hablar, de socializar (que cansado, y aun así andamos diciendo que son nuestra alma gemela)… Hay unos que lo hacen más evidente; tipo novio psicótico posesivo que cree que por usar un cuello en V uno le anda enseñando sus encantos a medio mundo, o la novia dependiente que le tiene autorización al mae de salir solo con la mamá porque todas las demás mujeres del planeta son competencia. También está él que le quiere cambiar a uno el estilo (un poco de fashion nunca está de más, pero a veces el acoso es demasiado), o el que le regula los amigos, o las salidas en familia (“es que preferís estar con ellos que conmigo”, ay mae que cansado, busque vida), y el que manda indirectas para ir al gym o hacer dieta, porque ya ese dicho de “pasad@ de ric@” no aplica.

Es cierto que un poco de asesoría nunca está de más, y que siempre es bueno tener un ojo crítico, pero ya hay gente que se pasa y creen que el “amor” les da derecho a decidir por uno y crear una versión mejorada de su pareja.

Muchas de esas relaciones no llegan muy largo, porque una de las partes se hostina de tener que perder su personalidad para ganar puntos, y al final cada uno sigue su camino, manteniendo su estilo, sus amigos y su paz mental. Aun así, uno se acuerda de esa persona que intento llegar al subconsciente y generar una adecuación del comportamiento para su beneficio.

A veces, cuando me pongo una de esas blusas girly y fashion, me acuerdo del mae que siempre me echaba indirectas de que me podía vestir mejor (ahora lo hago por gusto y porque lo disfruto, antes mi uniforme era de tennis, camiseta y jeans) O cuando ando en modo fitness, me pongo a pensar en el que siempre me pedía que “me cuidara mas”… Esos maes querían ver una versión mejorada de mi, y al final no paso porque no llegamos a nada. Ahora me pongo a analizar que en su momento tolere esos comentarios, pero ahora, sabiendo que quiero y como lo quiero, creo que yo ni me hubiera fijado en ellos, o hubiera sabido de inmediato que no eran para mi, que nunca íbamos a llegar muy largo y que abriera los ojos a la realidad (uno joven e impetuoso no nota esas señales que da la vida).

La gente no cambia, se adapta. Crea escudos para sobrellevar sus problemas y sus realidades, adapta comportamientos para agradar a los demás, finge gustos para calzar en su grupo social. Lo mejor sería evolucionar, ser esa versión mejorada de sí mismo por y para uno, no por otra persona que muy posiblemente ni siquiera se lo merezca.

28 de julio de 2011

Patito feo

Mi familia no es la más pudiente del mundo, y desde que yo nací siempre pensaron que la única herencia que me podían dejar era mi educación; lo único que me podía llevar a la tumba, que le podía dar uso, que no me iban a robar y que pudieran pagar. A punta de puros sacrificios decidieron meterme en una escuela privada, porque Natalia necesitaba aprender inglés, el idioma del futuro, el idioma universal, el idioma de la gente que logra cosas en esta vida… Y ahí fue a parar Natalia, a una escuela privada con aires de grandeza, con clases de inglés medio buenillas y lo compañeros más crueles sobre la faz de la tierra.

Yo nunca he tenido físico de Miss Universo, ni lo voy a tener, ni aspiro a tenerlo, por varias razones; 1.Me encanta comer 2. No quiero ganarme ningún concurso de belleza 3. Soy inteligente (así o mas cliché) 4. No voy a pagar cirugía… En este mundo, los chiquitos gordos o son los patitos o los que se burlan de todo mundo y de ellos mismos antes de que alguien más lo haga, yo era de las primeras.

Pase la escuela peleando por un lugar dentro de un hábitat social súper toxico, y mi tía detrás queriendo que yo fuera parte de todo, esperando que el mundo aceptara a la chiquita que vivió sus primeros cinco años de vida en una burbujita de amor y buenas intenciones. Esa prueba no la pase, pero si logre ser promedio de honor sin siquiera intentarlo mucho. Tomando en cuenta que en mi casa un 89 es motivo de suicidio, tal vez hubo un poco de presión.

El colegio fue peor, porque lo que no logré en la escuela se aumento a la décima potencia entre carajillos precoces, profesores sin vocación, y amistades sin futuro. Y tras de todo, ni siquiera tenía al grupo de rechas de mi parte, porque me caían mal, así o mas engañada?????

Mi salvación llego cuando me fui de intercambio, porque me escape a otro país, a miles de kilómetros de distancia, donde nadie me conocía y me querían conocer, porque yo era la chiquita rara que venía de un país que nadie sabía que existía y con un acento “super cute”. Ahí fue donde me di cuenta que existía gente en este mundo que lo quiere a uno por lo que es y no por lo que aparenta.

Volví un año después, con mil kilos de más y una personalidad… Aun así, todos esos años de tortura tuvieron consecuencias que van más allá de una pobre autoestima y deseo casi nulo de salir a la calle por sentirse horrible frente al espejo.

No sé si será que yo estoy más loca de lo que me gusta aceptarlo, o si esto será un problema común, pero esos momento de infancia cuando uno veía a los demás cuchicheando, estando 100% que yo era el tema de conversación, la entretención general, gracias a los zapatos que no combinaban (yo los amaba igual, me hicieron caminar medio San José para volver a la primera tienda a comprar el único par que me gusto y el único que tenía para el día de ropa corriente), gracias a la mención de un libro que nadie conocía (desde que llegue a primer grado, los libros me parecieron el mejor invento del mundo, era el escape más rápido a la realidad más cruel) o el simple hecho de sentirme completamente pérdida y que se viera reflejado en mi amplio círculo social. Gracias a Dios nunca me dio por hablar sola, porque quien sabe dónde estaría ahora si lo hubiera hecho.

Igual, gracias a esos momentos, a veces, ahora en mis momentos de adulta me pregunto si ese grupo de gente popular (siempre seré poco popular, ya estoy en paz con ese pensamiento) estará hablando de mi, por mis zapatos, el pésimo chiste de la mañana o solo por mi risa escandalosa que le da ese toque especial a las veladas de amigos. Tengo que buscar la paz interna, calmarme y meterme en la cabeza la idea de que si las maes están hablando de mí, no me tiene que importar, o que hay una posibilidad de que este comiéndose al mae de a la par, que se tiñó el pelo azul y tiene un tattoo de los muppets en la espalda.

Será que todos estamos igual de dañados?

26 de junio de 2011

Wake up call

Estaba llevando un seminario que se llama “Relaciones Conscientes”. Tenía mis dudas al principio, principalmente porque estoy pasando por un bache económico, entonces un gasto no programado no es algo muy positivo. Al final me metí, para entender el porqué de tantas idioteces que he hecho y otras muchas que he visto pasar.

Quería entender porque, cuando yo estuve en pareja, entre más me quería mi novio, menos lo quería yo a él y viceversa, necesitaba comprender por qué no encuentro mi final feliz, o también la razón de que una amiga siempre termine volviendo con el mismo looser o como el compa que juega de rebelde es el que anda con la obsesiva-posesiva-celosa (mae, supérelo, no su novia NO va a cambiar, mejor busque vida en otro lado)… Puedo seguir describiendo escenarios, pero creo que ya todos hemos visto demasiados.

Los primeros momentos del seminario fueron un poco sospechosos; un lugar muy low-profile, invitados un poco bizarros, el horario más horrible jamás visto (sábados en la noche, los maes en serio no querían que nadie fuera), pero aun así, empezamos.

He ido descubriendo la razón de muchas cosas, tengo demasiado conocimiento y nadie con quien aplicarlo. Pero por lo menos ahora todo tiene más sentido.

De mis momento de aprendizaje puedo compartir que tenemos que aprender que mis necesidades y problemas los resuelvo YO, un intento de pareja no me a ayudar a arreglar nada, sino a empeorarlo. El disco rayado de “la comunicación es lo más importante” es cierto, pero hay que aprender a hablar no solo a tener una verborrea incontrolada, o en su defecto un berrinche. Y también, que hasta cierto punto todo es culpa de los papas, pero eso es otra historia y amerita un blog aparte.

En conclusión, no soy una princesa de Disney, como para que me aparezca un príncipe azul, pero tampoco soy la bruja del cuento como para terminar con muchas verrugas y rodeada de manzanas envenenadas para regalar.

Me caes mal…

Me cae mal esa sonrisa eterna y falsa, ese aire de grandeza, esa engañazon que te hace pensar que sos “muy cool”.

Me caen mal esos zapatos polos, me siento insultada solo de verlos, y me cae todavía más mal que los tengas en todos los colores.

Me cae mal cuando me saludas con un abrazo de oso; afrontémoslo, nos odiamos mutuamente, con un Hola en seco ya es suficiente.

Me hostina que no sepas escuchar, que seguís cometiendo los mismos errores de manera continua, que ignores mis comentarios sin importar las circunstancias…

Aborrezco tu pésimo sentido del humor, el engaño perenne en que has vivido te hace pensar que en realidad si podes hacerme reír.

Y todo esto lo tenés que saber, no podría creer que no te hayas dado cuenta.

15 de mayo de 2011

Y mi tiempo?

La frase común para muchos es “todo llega a su tiempo”, “cuando le toca, le toca”… pero que pasa cuando uno lleva años esperando y nada pasa. El amor eterno no aparece, el trabajo soñado se lo dieron a otro, la familia perfecta vive a la par.

Yo estoy empezando a creer que yo queme chiquitos judíos en otra vida, y no solo los queme, sino que los hice jabón; todo ese karma se me está devolviendo.

Ese cuento de “las cosa llegan cuando uno menos las espera”, o “cuando menos lo piensa” es demasiado romántico, osea, si uno quiere un trabajo de verdad, pierde su vida social en el intento para conseguirlo (bueno, en mi caso, que nunca he formado parte de la argolla), y si quiere una buena relación amorosa hay que pasar por todo el ritual de conquista (NADIE me va a echar el cuento si ando en pijama y con lagañas todos los días. Bueno, igual yo visto medio bien y nada pasa, pero esto ya es tema de otro post), uno tiene que pulirse para hacerse notar; a menos de que viva en una isla con un solo mae y que les toque perpetuar la especie. Ya cuando la relación existe; o se aprende a dar el brazo a torcer o se consigue a una pareja mangoneable que le guste vivir en tiranía. Nada de eso pasa porque yo estaba esperando algo más en “mi tiempo”.

Como en esta sociedad lo enseñan a uno a esperar no a actuar, todavía no estoy segura de cómo conseguir ese momento, esa media naranja, ese súper trabajo… ODIO esas historias de gente que le aparecen las cosas la nada.

14 de mayo de 2011

Yo me pregunto…

Porque soy más elocuente y fotogénica cuando estoy ebria?

Porque con mi intelecto superior no me han contratado en mi trabajo soñado?

Porque a los maes se les hace tan interesante ver a un poco de gente detrás de una bola? Y más importante, porque a esa gente le pagan tanto??!!

Cuando será que las modelos de revista tengan un peso normal cada una y no entre todas?

Porque los maes con sobrepeso son “gorditos simpaticones”, pero las mujeres son “glotonas ansiosas y hormonales”?

Cuando van a hacer ropa con talla estándar y no mas tiendas enteras para flacas con anorexia y con ganas de tener bulimia?

Cuando voy a dejar de ser la “amiga de todos” para lograr convertirme en la “la novia de uno”?

Cuando vamos a aprender que ser delgad@ está bien, pero vivir a puro aire mata.

Porque Dios nos puso pelo en todo el cuerpo? Con del de la cabeza es suficiente.

Soltera independiente-pareja mangoneable, existirá algún balance?

Los sucesos que se convierten en lagunazos/flash backs, serán las mejores de la fiesta?

Porque la ropa, bolsos y zapatos de moda son tan caros? Acaso los pobres no tienen derecho a verse bien…

Esos mismos pobres sin acceso al fashion, tendrán espejos? Porque tienen cada tendencia; tatuajes de alambre de puas, minisetas para personas con panza, chacletas con medias…

Porque el único ligue que me sale bien es el vodka con jugo de naranja?

En qué momento crearon a los príncipes de Disney? Quienes fueron los modelos? Eso se considera ciencia ficción o fantasia?

5 de mayo de 2011

CUATRO

Tengo cuatro amigas que están embarazadas, CUATRO… Yo, que vivo con mi pánico crónico a los chiquitos, porque no se qué hacer con ellos, no los logro manejar, los siento tan frágiles que mejor ni los toco; y están estas cuatro que viven ilusionadas con su nuevo retoño que esta por venir.

El único bebe que me anime a cuidar fue a mi prima, el único ser humano que se puede jactar que me saco mi lado maternal. Aun así, es mi prima; cuando llora, se enferma, hay que comprarle los útiles del kínder, se vomita a media noche, tiene a sus papas que la ayudan y la mantienen. Yo soy la prima que la lleva a comprar helados de vez en cuando y que la caga por no hacer caso (ya me ha quebrado demasiadas cosas como para jugar de indiferente).

En estos momentos no me imagino como madre, porque no me creo capaz psicológicamente de tomar la responsabilidad de cuidar a un mini ser humano y porque siento que tendría que ganar el cuádruple de lo que gano ahora para poder mantenerlo y comprarle todo lo que a mí me gustaría que tuviera. Cabe recalcar que no tengo prospecto de padre, entonces no creo avanzar mucho en este aspecto…

CUATRO, sigo en shock de pensar que conozco tanta mujer embarazada. Creo que debido a mi edad, ya debería acostumbrarme a que mis amigos se casen, o por lo menos se vayan vivir juntos, que tengan hijos, que cuando se reúnan hablen de cómo les va a sus bebes en el kínder. Pero no logro aceptarlo, una parte de mi quiere seguir en esa fiesta eterna, sin preocupaciones ni hijos de por medio. Un primo me dijo que eso se me iba a quitar cuando consiguiera un novio que me hiciera sentar cabeza, osea, al paso que vamos, eso no va a pasar nunca. Me voy a convertir en esas doñitas fiesteras de 50 años, que las conocen en todos los bares y que se hacen amigas de los que se sientan en la barra.

No sé que me da más miedo, tener a alguien me diga “mami” o convertirme en una solterona que viva rodeada de gatos y que se muera por combustión espontanea y que nadie se cuenta.

4 de mayo de 2011

Ritmo del amor…

Después de años de infructíferas relaciones amorosas, llegue a la conclusión de que a pesar de todo, cada “amante bandido” que he tenido ha ido agregando un poco a mis gustos musicales; unos para quedarse, otros fueron flor de un día, con los cuales aprendí a conocer lo que NO quería oír…

 Primero llego el pop romántico, que en un principio todo el mundo cree que es medio pasable, pero al final es demasiado pegajoso, comercial y sin identidad; típica canción de grupo mexicano que es increíblemente cursi y que se la dedican los novios que llevan como tres días juntos. Así fue uno de mis novios, pega hasta decir basta, caía bien de primera instancia, pero luego uno deseaba que se fuera YA.

Después vino el roots, buen roots, relax, en varios idiomas, sin prejuicios ni limitantes y con una que otra fiestilla medio legendaria; cabe destacar que el mae estaba casado y que la vara no duro ni un mes. Pero cuando oigo Bob Marley, Cultura Profética o Godwana los disfruto con ganas, porque fueron buenos momentos y seguimos siendo compas.

Luego llego el bohemio/roquero, de ahí fue donde aprendí más. Fui descubriendo trova, grunge, jazz, música viejita. Ahí fue que me di cuenta que prefería al rock de antes que a lo que sale ahora, que es un hit de un día, que el rock alternativo era lo mío y que no todos pueden ser músicos aunque lo intenten con muchas ganas. Después, mis gustos musicales se expandieron bastante, aunque dure mucho tiempo en reponerme de la ruptura, esos amores de juventud dejan huellas muy profundas a veces.

De ahí en adelante, lo que he llegado a tener son micro relaciones sin futuro, más que lo que se pueda conseguir en otra fiesta con unas cuantas birras encima. Por ahí anduvo el R&B, al cual nunca le agarre el gusto y que desapareció de un momento a otro, llego el metal en diferentes formas, después de un rato me dejo de molestar, pero al final nunca lo entendí, y lo que obtuve fueron buenas anécdotas para contar con birras y shots de por medio. También por ahí paso el rock medio comercial, que al compararlo con el rock de verdad, quedo debiendo.

Ahora sigo esperando que llegue el merengue, la salsa y la cumbia (hasta me dolió escribir eso, pero uno nunca sabe), porque todavía no les ha tocado el turno, a lo mejor lo que me hace falta es ese toque tropical.

14 de abril de 2011

Manual de Crisis, Código “Muerte y Destrucción”

ANTES
  • Verifique siempre salir con llaves, cédula, celular y efectivo. 
  • Si quiere recordar a profundidad lo sucedido, documente toda acción… O sea, lleve cámara. 
  • Si busca olvidar penas, conseguir un liguecillo, tomar sin media; en su defecto, destruirse, salga con un grupo de confianza. 
  • Tener medio de transporte definido. El Chofer Designado es leyenda urbana, mejor busque un taxista conocido. 
  • Llevar condón nunca está de más… 
  • Si se siente aventuros@, ande ropa interior extra. 
  • Siempre tener Plan A, B y C… La primera fiesta no siempre es la mejor. 
  • Si usted es de los que llama a media noche a su ex, jefe, madre; informe a sus acompañantes, es mejor prevenir que lamentar.
DURANTE
  • Si empieza la fiesta temprano, tenga paz, la noche es joven; intente no destruirse en las primeras dos horas de la actividad. 
  • Conozca su estilo; birrero, tragos, shots en llamas… Cada quien disfruta la fiesta como quiere, pero no juegue de interesante, prenderse anís en la boca no es tan fácil como parece. 
  • Como reaccionar a:
    • Guaro Zorrón: conseguir apoyo ANTES de la fiesta, siempre andar acompañad@, y si es posible, advertir a los presentes. 
    • Guaro Vaquero: no cargue armas y no espere mucho apoyo de los compas porque deben de estar hartos de aguantarse lo mismo cada fin de semana. 
    • Guaro Vomitón: evite mezclas raras y manténgase cerca de caños, macetas y baños.
  • Si utiliza drogas ilegales, busque su dealer de confianza, no al mae que guarda las varas en el zapato. 
  • Si siente que va a empalidar, busque comida; lugares con buenas bocas escasean, pero una bolsita de maní no está pegada del techo. 
  • Disfrute la fiesta, si es un abuelo, mejor ahórrese la plata y no salga.
DESPUES AKA “Recuento de los Daños”
  • Verifique que volvió con todo lo que llevo al salir, celular, cedula, llaves y que quedo del efectivo. 
  • Revise fotos, comparta evidencia a discreción de los participantes. 
  • Manténganse hidratad@, MUY hidratad@. 
  • Evite movimientos bruscos y comida con mucha grasa. 
  • Revise mensajes enviados y llamadas realizadas… No niegue lo evidente, una disculpa nunca está de más. 
  • Revise Facebook, no solo usted llevo cámara.

11 de abril de 2011

Perfect timing…

A todas aquellas personas que, como yo, que no hemos encontrado el amor eterno, la media naranja, el alma gemela; o por lo menos un noviecillo ahi “peor es nada”, creo que hemos pasado por la etapa “me fije en la persona equivocada, en el momento equivocado, en el lugar equivocado” por el simple hecho de que la otra persona esta convenientemente soltera y uno, en su estado asexual perpetuo tampoco tiene nadie que sea considerado una pseudo pareja.


Primero, en la juventud, está el típico mae gay que no ha logrado salir del closet, entonces como es lo más dulce del mundo, y en esas edades uno es demasiado ciego para aceptar lo obvio, el amor florece y nos enamoramos perdidamente de alguien con quien tenemos CERO oportunidad. Yo sinceramente creo que uno tiene que tener demasiado valor para salir del closet de manera oficial, pero igual, la quinceañera queda traumada porque su primer amor es, fue y será, muy gay.

Después esta el compa del brete, que se comporta súper especial pero 1. Tiene novia y nadie se molesto en mencionarlo 2. No entiende la diferencia entre enviar señales de amor y ser buen gente, entonces todos terminamos confundidos 3. Ejerce acción una mísera vez y luego desaparece 4. Sucumbe a los efectos del alcohol en repetidas ocasiones pero al final nadie sabe a ciencia cierta que paso… Lo mejor de todo es que en las cuatro situaciones he estado, y como todos suponemos, no salió nada positivo.

También está el amor platónico, personificado en el hermano guapísimo de una amiga, el compa del brete/u de una compa de una compa de una compa que se llega a veces a las “reuniones sociales”, el compañero de clase de la u que no tiene ni la mas mínima idea que existimos, o peor todavía, el profesor de la u que no tiene ni la mas mínima idea de que existimos.

Con el tiempo, las mariposas en la panza son cada vez menos comunes, y ya las mujeres con corazón de cemento no sentimos lo mismo cuando alguien muestra interés, porque ya no nos creemos esas demostraciones de afecto, que hasta nos pueden parecer molestas (sorry, lo cursi no va conmigo), nos ha pasado tanto, que ya no vemos mas allá de lo evidente…

17 de marzo de 2011

Love, love, love...

En estos días he visto como a mil parejas de colegiales caminando de la manita por el mundo, haciendo escenas un poco más allá de afectuosas, prodigándose amor eterno mientras un borrachillo orina en una esquina, a una muchacha le roban el cel y un mae le grita cochinadas a una tierrosilla que anda en shorts (ni siquiera es bonita, pero como anda en shorts hay que hacerla sentir importante, y estoy segura que tiene un tatuaje de alambre de púas en algún lado), y yo me acuerdo de cuando yo tuve novio en el colegio, lo cual fue un serio fail.

Tuve novio después del colegio, otro fail… Intente tener no-novios, para ver si acaso, tampoco sirvió de mucho, y así sigue mi triste hoja de vida amorosa.

Por otro lado, veo familiares, amigos, conocidos, que se conocen a su alma gemela y se casan, o se van a vivir juntos, o nunca más vuelven a andar despegados (lo cual me molesta bastante…) o viven de novios por todos los años del mundo y están felices. Para un estándar de la sociedad, eso es amor de verdad, que lo soporta todo, que lo da todo, que lo aguanta todo.

Aun así, yo siempre he pensado que no hay pareja perfecta; que la mayoría tiene peleas legendarias por alguna estupidez, que no siempre están de acuerdo en todo o bien, que se demuestran amor eterno de maneras no muy convencionales (osea, a pichazo limpio).

Igual, yo llegue a la conclusión que el único amor real, que no espera nada a cambio, es el fraternal, el de mi madre, que si lo aguanta todo, y aun me sigue viendo como una chiquita que necesita protección, consejo y apoyo, solo por el hecho de ser yo. El amor de pareja va más allá de un sentimiento, que se gasta (científicamente comprobado). Uno no escoge a la familia, pero si a la pareja, por tanto, estar juntos es una decisión mutua, no una emoción que me obligue a ir a visitar a la suegra, ser porrista en un partido de futbol, cuidar a los sobrinitos o ver una película tan mala que ni con todas las palomitas del mundo se arregla.

Yo busco un amor más racional, más real, mas mío… No niego que esas demostraciones románticas me gustan, pero me gusta más que me pongan atención, que me hagan reír, que me demuestren que me quieren no solo con un peluche que me da alergia o un chocolate que me insta a romper la dieta (si, todavía estoy a dieta).

5 de marzo de 2011

Estoy enamorada...

Estoy enamorada… Del mae que en las mañanas me pita cuando voy de camino a la parada del bus, del que me invita al almorzar cuando sabe que padezco de hambre, del que me prende el cigarro como símbolo de amabilidad, del que me compra un helado como representacion de algo que todavía no tenemos muy claro que es, del mae en el gym que me ayuda a acomodar las pesas  y que respeta que yo llegue primero para usar una maquina, del que me saluda usando algo más que un beso y un abrazo, del que sabe que lo pasa día con día no es más que rutina, del que entiende que una simple expresión dice más que todas las palabras del mundo, del que se toma ese último trago de lo que queda, me enamore … De todos esos maes que marcaron un hito sin siquiera saberlo, honestamente me enamore.

25 de febrero de 2011

Quieres salir conmigo?

Después de varias entrevistas laborales, en donde se le obliga a la persona a decir que es súper cool para el puesto, pero no demasiado como para estar sobre calificado, Pame y yo decimos crear uno de esos cuestionarios pero para fines más personales… Esto es lo que deja hacer fila antes de un concierto sin nada mejor que hacer.

Test de aptitud/actitud para posible pareja

Información general

  • Nombre?
  • Edad?
  • Estudios?
  • Trabajo?
Relaciones familiares

  • Hijos? Edades?
  • Como es su mama? Ha sido buena suegra en el pasado o catalogada como loca metiche en varias ocasiones? (Si nunca ha sido suegra, candidato pierde 10 puntos automáticamente.Si es huérfano, gana 20)
  • Hermanas posesivas?
  • Parientes en el extranjero?
  • Posibles herencias y/o negocios familiares?
Domicilio

  • Donde vive en este momento?
  • Casa en la playa? Montaña? Si la respuesta es sí, por favor descríbalas. (Puntos extra por jacuzzi, piscina y gimnasio)
Ex novias

  • Normales? Psicópatas? Posibles asesinas en serie por un ataque de celos? Alguna que todavía no haya superado el rompimiento?
Ex novios

  • Si la respuesta es sí, se da por terminada la entrevista. Estamos a favor de la experimentación sexual, pero no para tanto.
Historial médico

  • Enfermedades venéreas, crónicas, pie plano, varicela, uñas encarnadas? (Si por alguna razón, se va a perpetuar la especie, tenemos que saber a que nos enfrentamos)
Hoja criminal

  • Si el delito amerito encarcelamiento y/o pensión alimenticia, se da por terminada la entrevista.
Hábitos de higiene

  • Describa su rutina de arreglo personal, si es posible mencionar colonias y desodorantes más utilizados, puede recibir puntos extra si tiene buen gusto. Uso de colonias Fraiche amerita pérdida de 10 puntos.
Estilo personal

  • Tendencias, colores favoritos.
  • Describa su calzado.
  • Mencione tres personajes que reflejen su estilo, tomando en cuenta diferentes facetas (formal, casual, deportivo, fashion)
Marque con “X”

En una noche con mucho frio y un guardarropa limitado, usted usaría:

  1. Chancletas con media para engañar el clima.
  2. Pantuflas de peluche par sentirse como en casa.
  3. Mocasines sin medias para no perder el glamour.
  4. Ninguna de las anteriores, los machos cabríos dominantes nunca tienen frio
Si su pareja intenta enviarle una indirecta, usted:

  1. No capta que era, genera un pleito que termina en lágrimas y devolución de peluches.
  2. Entiende lo que no es, mismo resultado que el punto anterior.
  3. Su relación mejora día con día.
  4. Ruptura inmediata por razones desconocidas.
Al comprar un regalo, usted:

  1. Analiza ocasión y personalidad.
  2. Busca asesoría.
  3. Regala sin saber, con tendencia a comprar peluches y libro de Paulo Cohelo.
  4. Compara un gift card.
  5. Tiene una ideología comunista con respecto a fechas e intercambio de presentes. O sea, es un codo…
Musicalmente hablando, usted se considera:

  1. Un Daddy Yankee.
  2. Un Alejandro Fernández.
  3. Un Pavarotti.
  4. Un Brando Boyd (si existe un parecido físico, no hace falta terminar la entrevista, automáticamente queda seleccionado para el siguiente paso)
  5. Un Mechas (Kadeho)
  6. Un Bob Marley
De la siguiente lista, marque elementos con los que se identifica, que puedan representar sus gustos y preferencias:

  • Harry Potter
  • Lord of the Rings
  • Walter Riso
  • Paulo Coelho
  • Ann Rice
  • Jane Austen
  • Narnia
  • Oscar Wilde
  • Sherlock Holmes
  • Jaime Baily
  • Mario Vargas Llosa
  • Gabriel Garcia Marquez
  • Big Band Theory
  • No tiene ni la mas minima idea de que es todo esto...

La preguntadera podria seguir y seguir, y en realidad yo no creo que este test se le pueda aplicar a nadie en este momento, porque estamos un poco faltas de candidatos. Ademas, no creo que mi media naranja tenga la necesidad de contestar todo esto, hay cosas que se sienten, no se preguntan...


20 de febrero de 2011

Preguntas existenciales…

Aunque hay muchos filósofos que dicen que uno piensa y luego existe, en mi caso yo siento y luego existo… Puedo sentir felicidad extrema en un momento porque alguien se acordó de mí y me regalo un chocolate, así como me puede caer la tristeza del mundo porque no se acordaron ni de preguntarme como estoy… De ahí nacen algunas preguntas, que estoy casi segura no solo yo me las hago;


  • Investigará mi Facebook así como yo investigo el de el? Seamos realistas, TODOS hemos usado Facebook con propósitos investigativos, no he conocido ninguna excepción.
  • Si yo en serio logro bajar de peso, y ser un intento frustrado de Barbie, se me hará más fácil conseguir pareja o por lo menos un intento de ella? Todo el cuento de que lo que importa es lo de adentro yo no me lo creo muy bien, porque si eso fuera cierto la gente gordita no se sentiría tan mal, no tendría la autoestima tan hecha mierda y no se sentirían menos por no poder comprar pantalones talla 2.
  • Las mujeres inteligentes e independientes en serio intimidan a los hombres? Osea, esas mujeres no van a querer estar con alguien que no pueda mantener una conversación decente, o haber leído un buen libro; pero será que esos hombres que si valen la pena no quieren tener que lidiar con alguien que no les sigue la corriente en todo? O que no les pida que le arreglen la vida para hacerlos sentir importantes y necesitados?
  • Porque no nací millonaria????? Siempre me preguntare como es que hay gente que nació con todo, sin condiciones ni cuestionamientos, y con una capacidad para desperdiciar plata que da miedo… 

  •  Porque los adultos pierden la capacidad de asombro? Yo con un lapicero muy cool, un chocolate muy rico, una foto cualquiera, me alegro el día. Con los años se pierde esa libertad de sentirse feliz con cosas pequeñas. Lo que me hostina es que cuando yo me ilusiono con cualquier estupidez, la gente no entiende...

19 de enero de 2011

Gym? Gym! Gym?!

Ya llevo casi tres semanas de estar yendo al gimnasio, mínimo cuatro veces por semana, lo cual para mi es todo un record. Yo me plantee toda una estrategia para no fallar, ir en grupo. Le dije a mi tía que se metiera conmigo, y la mae es lo mas fiebre que hay y también es muy persuasiva al respecto (lo cual significa que ella da miseria incesante hasta que yo decida agarrar mis tiliches e ir al gym); y voy con una compañera de trabajo, lo cual me hace sentir esa “sana competencia”, para ver si acaso logro algo con mi tiempo invertido en “fitness”.

La primera semana fue como mantequilla, pura actividad para subir el ritmo cardiaco (no sabíamos lo que estábamos haciendo, pero manda huevo estar usando mal una caminadora). Por lo menos yo sentí que tenía más energía, y ahora poco a poco creo que me estoy alejando del riesgo de un paro respiratorio por subir escaleras.

Ya la segunda semana, nos hicieron el diagnostico. Mi tía, una flaca de toda la vida, le dijeron que tenía que bajar 3 kilos, TRES PINCHES KILOS. Ella siempre ha tenido cuerpo de modelo, por tanto no es la gran tragedia, y tiene mas de 40 años, más bien es un logro.

Mi evaluación fue un con entrenador, alto, moreno, musculoso, súper serio y con pinta de peligroso, osea, mi pareja perfecta. El mae no habla nada, por lo menos conmigo, fuera de lo necesario. Es 100% tajante y me dijo que tenia que bajar 10 kilos en tres meses; a lo cual, en mi estupor y por estarlo contemplando, le dije que si sin siquiera pensar en las consecuencias de aceptar tal proposición.

Después de eso, seguimos haciendo cardio porque no había nadie que me explicara bien el programa, que para mi estaba en chino. Ayer empecé mi rutina, y llegue a la conclusión que los gimnasios pudieron ser utilizados como tortura en la Edad Media, y hubieran sido más efectivos que todas las cochinadas que uno ve en los museos.

Hice cardio, pesas, cardio, pesas, cardio… En un toque pensé en bajar el peso que estaba usando para las repeticiones, pero en ese momento descubrí que estaba usando la menor cantidad de peso posible, lo cual solo significa que a pesar de mi tamaño soy una completa debilucha, y no quería que mi sexy-nazi entrenador lo notara.

Después de toda la sesión de tortura (uno paga el gimnasio para ir a sufrir), llegue a mi casa y me comí básicamente todos los sobros del día, el hambre era demasiada. Estaba tan cansada que ni aliste merienda, ni mi bolso, ni nada.

Hoy, me duele la mitad del cuerpo, la otra mitad no la siento; y todavía me falta hacer otra rutina en la tarde…