5 de septiembre de 2010

Ser o no ser...

Siempre he considerado que el ser una persona independiente, capaz de hacer las cosas por sí misma es la mejor opción para cualquier mujer moderna, ya que a mi parecer aquellas que no tenemos ese “significant other” y aunque lo tuviéramos, no podemos esperar que ellos hagan todo por nosotras.

Repetidas veces he escuchado que tanta “independencia” asusta a los hombres ya que a ellos les gusta sentirse como el macho que protege la hembra; pero ¿Qué pasa cuando uno no tiene quien lo cuide o le ayude? Esto es algo de supervivencia, algo tan insignificante como abrir una botella y cambiar un bombillo, arreglos de la casa o el carro (lo básico claro está), tenemos que aprender a hacerlo si es que no queremos vivir en la oscuridad por el resto de nuestras vidas. Chicos, no puede ser que les ofenda tener a su lado una mujer capaz de hacer cualquier cosa, que no se intimide ante las dificultades de la vida, es difícil creer que todavía hayan hombres que pretendan que seamos unas indefensas jovencitas a las que socorrer.

No me mal entiendan a mi me encanta que los hombres sean caballerosos pero los tiempos han cambiado y no pueden esperar que las mujeres seamos indefensas y que no podamos hacer nada sin tener un hombre a la par; créanme que los necesitamos, hace falta tener con quien compartir los ratitos libres de nuestra vida pero he ahí la clave compartir.

La independencia de una mujer no hace a nadie menos hombre por el contrario entre mas sepamos mejor. Yo me considero una persona muy independiente he estado sola la mayor parte de mi vida y si bien me gustaría encontrar alguien con quien compartir espero que mi personalidad no le intimide porque solo tengo una y es muy poco probable que cambie en algún tiempo cercano, los “upgrades” son indispensables pero nunca estarán cerca de un cambio de 180°.

2 comentarios:

Lone Wolf dijo...

Ok, eso de la mujer independiente suena fantástico. Creo que a cualquier hombre le gustaría esa cualidad en su pareja. Y si, es cierto la caballerosidad es básico en todo hombre (sabemos que no siempre pasa) pero entonces llegamos al punto (como siempre) en donde las percepciones de ambos hombres y mujeres, se tergiversan o se confunden. Y entonces al final puede ser que la dama se sienta ofendida cuando el hombre simplemente le ofrezca ayuda, para algo tan básico como ofrecerle la mano para salir del carro, y no es que tenga la percepción de que uds. mujeres no se puedan valer por sí mismas, si no que se torna confuso saber cómo piensan actuar y que esperan de nosotros. Y si puede ser un tanto intimidante esa idea de tanta independencia o autosuficiencia, lo reconozco, y no por ser machista (que creo no lo soy del todo), si no porque así lo ha dictado el historial de mis relaciones pasadas, entiéndase mujeres excesivamente inútiles. Anyway ojala todas estuvieran en esa frecuencia, y se mantengan constantes ahí, si no empieza la confusión, y los malentendidos.

Encontré este blog x casualidad, tiene entradas interesantes, espero seguir visitándolo y dejar mis inputs.

Peace and love!

Ana Cristina dijo...

Pane, el único problema de ser demasiado independiente SON LOS HOMBRES. Admitamoslo, ellos necesitan y precisan de sentirse NECESITADOS.
Si una está sola, pues no queda de otra que hacer uso de nuestra destreza para hacer "desarreglos" jejeje...pero si hay algún hombre cerca, y todo lo haces por tu cuenta, es como si le estuvieras escupiendo en la cara su falta de hombría...así es como piensan ellos. Así es que yo opté por lo siguiente: Si puedo hacerlo yo misma, lo hago. Pero si hay un hombre cerca, le pido ayuda. Eso los hace sentirse bien consigo mismos, y fortifica su "ego"?
Eso sí...sin pasarse!!! No es que todo lo va a hacer él..!!! JAMÁS seré una inútil de las que menciona el Lone Wolf de arriba... ¬¬