21 de abril de 2010

Una cadena de eventos desafortunados…

El día lunes acompañe a mi mama a la clínica para que le hicieran el examen post-operatorio de la cirugía de cataratas, hice el inmenso sacrificio de levantarme temprano, era mi glorioso día libre… Logré levantarme, mi tía nos fue a dejar (algo es algo) y nos sentamos a esperar.

Llegamos, en la plataforma había un muchacho que tenía toda la pinta de ser nuevo, eso lo deduje por lo desubicado que estaba… Había un rotulito de ventanilla especial (para tercera edad, embarazadas y/o discapacitados), pero cada vez que un señor mayor se acercaba le decían “ese rotulo está ahí, pero en realidad la ventanilla especial no existe” WTF!!!

Resulta que la cita era a las 7am, pero el doctor llegaba hasta las 8!!!!!!!! O sea, donde quedo el sentido común? Habían tres pacientes para las 7, que los tenía que atender soledad seguro, más los tres de las 8. El don de la paciencia no lo tengo, y me empecé a quejar (para variar) y la gente que estaba esperando al oftalmólogo me decía “mamita, aquí las cosas son así, quien sabe a qué hora viene el doctor”, lo cual me puso todavía más enojada. Después, empezaron a llamar gente, y nadae que nos llamaban a nosotros. Fui a preguntarle al mae nuevo (de ahora en adelante denominado como el inepto), y me dice que me ponga a preguntarle a las enfermeras que si ya tienen el expediente, porque la clínica es tan arcaica que desconocen una computadora y el inepto es tan inútil que no sabe donde están los expedientes de los pacientes.

Seguro alguien oyó mis quejas y le dio miedo que llamara a Informe 11, entonces nos hicieron pasar al consultorio. El oftalmólogo estaba demasiado ocupado preguntándole a la hija, que no sé porque estaba ahí metida, que si ya estaba bien y que si había comido algo (le acababan de sacar sangre, A MI QUE PUTAS ME IMPORTA!?). Mientras el mae tenía un debate interno, para ver si le compraba algo de comer a la chamaca o no, mi mamá quedo en el limbo, no le puso ni atención y le dijo que la veía en un mes.

Decidí que tenía que compartir mi frustración con el mundo, y fui a poner una queja. El pensamiento colectivo me decía que era pérdida de tiempo, pero si nadie se queja, nunca van a mejorar nada; la esperanza es lo último que se pierde. Resulta que el mae de la contraloría de servicios estaba más solo que una ostra, y apuntó en un cuadernito mi queja, y me dijo que no me podía mandar un correo de seguimiento y que iba a mandarle la info a alguien… 1. El mae tenía computadora, pero no correo 2. Mi mama solo decía “no se queje que me agarran entre ojos” 3. Sigo demasiado impactada por el hecho de que una institución tan grande no tenga correo.

Yo sé que muchos ya se acostumbraron a perder días enteros haciendo idiota en una clínica del Seguro, pero yo pago cada mes para que me traten bien. La vara no es gratis, ni nunca lo será, solo que la gente ya esta tan acostumbrada a que le rebajen una parte del salario que no piensan en que están tirando la plata a la basura…

Tal vez nadie lea la queja, o se caguen de risa cuando la vean, pero por lo menos no me quede con ganas de hablar con alguien al respecto… A veces deberíamos pensar más en como cambiar lo que no nos gusta antes de quejarnos absolutamente de todo lo que pasa… 

 

3 comentarios:

Mariela dijo...

eso de ke no tenian correo.. es pura bullshit... fijo le dijo eso pra evadirla jajaja

Naty dijo...

con la pinta que tenia el mae, ni siquiera sabia como usar outlook...

Anónimo dijo...

Que agüevado! Y pensar que al chile les estamos regalando la plata mes a mes. Son todos un montón de ineptos! Y nosotros más brutos, porq no nos quejamos. Creemos que como ya está todo así escrito, encima tenemos que tragarnos la estupidez de otros. Bien hecho Natz! Todos deberíamos inundarle la oficinucha a ese HP con toneladas de quejas y a ver sí se las mete entre el culo burocrático que se maneja...